Biografía

Menchu Gal formó inicialmente en Irún con Gaspar Montes Iturrioz. Obtuvo el Premio en el Certamen de Artistas Noveles Guipuzcoanos el año 1932 y sin haber cumplido los quince años se trasladó a París, donde recibió clases del maestro del cubismo Amédée Ozenfant. Allí descubrió a Matisse y el fauvismo.
A principios de los años cuarenta regresa a la capital de España donde formó parte de la llamada Escuela de Madrid. Asiste a las clases de la Academia de Bellas Artes de San Fernando. Allí aprende de maestros como Arteta y Vázquez Díaz, pero la Guerra Civil de 1936 la obliga a a refugiarse nuevamente en Francia. Menchu Gal ha sido una destacada artífice de la renovación de la pintura española de posguerra y, valorada y reconocida en el difícil mundo de la pintura ya desde su juventud, en 1959 se convirtió en la primera mujer reconocida con el Premio Nacional de Pintura.
Los paisajes de La Mancha y de su comarca natal fueron desde entonces su seña de identidad y se consolida como una de las grandes artistas de la posguerra. Tampoco faltaron en su producción retratos y bodegones con los que protagonizó multitud de exposiciones en museos y centros de Arte del mundo entero: Fundación Gulbenkian en 1971, Centro Cultural Conde Duque en 1990 y Centro Cultural de la Villa de Madrid. También participó en la Bienal de Venecia en tres ocasiones.
Menchu Gal fue una adelantada a su tiempo. La Diputación Foral de Gipuzkoa le otorgó, en 2005, la Medalla de Oro de Gipuzkoa, la distinción más importante de cuantas concede el Gobierno foral. De ese modo, la pintora irundarra se convirtió en la primera mujer en la historia de esta medalla. En aquella ocasión, el diputado general Joxe Juan Gonzalez de Txabarri, destacó su espíritu libre, «la mayoría de las veces heterodoxo. Independiente, viajera precoz, intelectualmente inquieta, Menchu Gal ha sido una mujer adelantada a su tiempo; vinculada a los pintores, artistas y vanguardias más importantes del siglo XX».

x