Biografía

1881, Málaga.
Fue un pintor, escultor y grabador considerado como el artista más popular e influyente del s. XX y el máximo exponente del cubismo.
Desde muy pequeño Picasso se sintió atraído por la pintura y el dibujo, gracias a la influencia de su padre, el artista José Ruiz Blasco.
Debido al trabajo de su padre vivieron en varias ciudades hasta que en 1895 se trasladaron a Barcelona. Allí Picasso inició su formación artística en la Llotja de Barcelona, donde su padre era profesor. Desde un principio su dotes pictóricas sorprendieron a profesores y alumnos, permitiéndole saltarse clases para que trabajara en sus obras.
En Barcelona Picasso se rodeó de un grupo de artistas como Ramon Casas y Santiago Rusiñol, con quienes se reunía en el bar “Els Quatre Gats” y debatían sobre arte, cultura, literatura o política, entre otros temas.
En 1897 Picasso entró en la Academia de Bellas Artes de San Fernando pero tras un breve paso por ella, volvió a Barcelona y montó su primer estudio con tan solo 16 años.
Entre 1901 y 1904 Picasso alternó su residencia entre Madrid, Barcelona y París, mientras su pintura entraba en la etapa denominada azul, fuertemente influida por el simbolismo y por el suicidio de su amigo Carles Casagemas.
En 1904 Picasso decidió trasladarse definitivamente a la capital francesa, y más concretamente al barrio bohemio de Montmatre. Algunos de sus grandes amigos fueron Guillaume Apollinaire, Max Jacob o André Salmon.
Durante esta época su pintura experimentó una nueva evolución, caracterizada por una paleta tendente a colores tierra y rosa. Empezaba así su “período rosa”, momento en que conoció a su musa, modelo y primera mujer Fernande Olivier. También entró en contacto con personalidades como los hermanos estadounidenses Leo y Gertrude Stein o el que sería su marchante, Daniel-Henry Kahnweiler.
A finales de 1906 Picasso empezó a trabajar en una composición de gran formato que iba a cambiar el curso del arte del siglo XX: “Les demoiselles d’Avignon”. Picasso sin saberlo crearía un nuevo movimiento y su sello más característico: el cubismo. Junto a otro pintor llamado Georges Braque dieron un giro de 180 grados a la herencia plástica desde el Renacimiento, especialmente en el ámbito de la representación pictórica del volumen.
Entre 1909 y 1912 Picasso y Braque desarrollaron dicho estilo en una primera fase analítica. En 1912 introdujeron un elemento de flexibilidad en forma de recortes de papel y otros materiales directamente aplicados sobre el lienzo, técnica que denominaron collage. La admisión en el exclusivo círculo del cubismo del pintor español Juan Gris desembocó en la etapa sintética de dicho estilo, marcado por una gama cromática más rica y la multiplicidad matérica y referencial.
Durante el auge del cubismo Picasso se separó de Fernande y empezó una relación con Eva Guel. Ella moriría en 1915.
Entre 1915 y mediados de la década de 1920 Picasso fue abandonando los rigores del cubismo para adentrarse en una etapa figurativista denominada etapa clásica. Durante esta época colaboró con Serguéi Diáguilev, el empresario de los Ballets rusos, realizando las escenografías de “Parade” (1919), “El sombrero de tres picos” (1920) y “Pulcinella” (1921), entre otros.
En un viaje a Italia Picasso conoció a su primera esposa la bailarina Olga Koklova con quien se casaría en 1919. Dos años después nacería su primer hijo Paulo.
En 1928 a raíz de su encuentro con el artista Julio González, Picasso empezó a interesarse por la escultura. Entre ambos introdujeron importantes innovaciones, como el empleo de hierro forjado.
En 1935 nació su hija Maya, fruto de una nueva relación sentimental con Marie-Therèse Walter, con quien Pablo Picasso convivió abiertamente a pesar de seguir casado con Olga Koklova; a partir de 1936, ambas debieron compartir al pintor con una tercera mujer, la fotógrafa Dora Maar.
Cuando estalló la Guerra Civil Española, Picasso augmentó su compromiso político posicionándose a favor del bando republicano. Fue entonces cuando pintó una de sus obras más importantes y universales: el Guernica.
La ausencia de colores o las figuras en posturas antinaturales denunciaban el bombardeo de la aviación alemana nazi que arrasó esta población vasca en una acción de apoyo a las tropas del general Francisco Franco.
En 1943 Picasso conoció a Françoise Gilot, con la que tendría dos hijos, Claude y Paloma. Tres años más tarde, abandonó París para instalarse en Antibes, donde incorporó la cerámica a sus soportes predilectos.
En la década de 1950 Picasso realizó numerosas series sobre grandes obras clásicas de la pintura, que reinterpretó a modo de homenaje. En 1961 se casó con Jacqueline Roque la cual sería la última relación sentimental de importancia del artista.
Picasso y Jacqueline se retiraron al castillo de Vouvenargues, donde él continuó trabajando incansablemente hasta el día de su muerte.

Obra

Bacchanale, 1963

No Disponible

Betsabée, 1966

No Disponible

Sin Título, 1970

No Disponible

x